Efectividad de la Biodanza en personas con Trastorno Mental Grave y familiares en un Hospital de Día

Mar Alguacil Cabrera, David Lozano Lozano Díaz, Ángel Árias Árias

Resumen


Objetivo: Evaluar la efectividad de la intervención con Biodanza® de 3 meses en personas con Trastorno Mental Grave (TMG) y familiares. Analizar los cambios en calidad de vida (SF-36), niveles de ansiedad-depresión (HAD) y autoestima (RSE) provocados por la intervención.

Material y Métodos: Estudio pre-experimental, pretest–postest sin grupo control. Se realizó en el Hospital de Día de la Unidad de Salud Mental del Hospital General Mancha Centro. Participaron 21 personas, once con TMG y diez familiares. La intervención Biodanza® se llevó a cabo una vez por semana durante 3 meses en pacientes y familiares a la vez, como complemento al tratamiento estándar. Se recogieron datos sociodemográficos, se midió la calidad de vida (SF-36), ansiedad-depresión (HAD) y autoestima (RSE) antes y después de la intervención.

Resultados: La edad media fue de 46,4 (14,2) años, el 80,9% eran mujeres. En cuanto a la calidad de vida, se observaron diferencias significativas (función física (58,5±30,6 vs 77,3±19,5); p=0,001), salud general (38,4±16,1 vs 55,3±22,3; p=0,001), vitalidad (38,2±17,8 vs 55,6±18,7; p=0,001), función social (40,4±22,8 vs 68,4±23,8; p=0,003) y salud mental (39,1±20,7 vs 56,2±15,7; p=0,01). Se observaron diferencias significativas en los niveles de ansiedad (13,3±3,9 vs 7,5±3,4; p<0,001), y en niveles de depresión (11,3±5 vs 5,9±3,4; p=0,001). La autoestima mejoró significativamente (24,6±5,7 vs 28,5± 4,7; p=0,009), al comparar pre-test y pos-test.

Conclusiones: La intervención con Biodanza® junto al tratamiento estándar mejora la calidad de vida, autoestima y disminuye la ansiedad y depresión en personas con TMG y familiares a los 3 meses (con sesión por semana).


Palabras clave


Biodanza, Trastorno Mental Grave, Ansiedad, Depresión, Autoestima, Calidad de Vida.

Citas


Parabiaghi A, Bonetto C, Ruggeri M, Lasalvia A, Leese M. (2006). Severe and persistent mental illness: a useful definition for prioritizing community-based mental health service interventions. Soc Psychiatr Epidemiol, 41(6):457-63.

Guía de Práctica Clínica de Intervenciones Psicosociales en el Trastorno Mental grave Ministerio de Sanidad y Política Social. (2009).

http://portal.guiasalud.es/web/guest/catalogo-gpc

Anthony W. (2000). Recovery-oriented service systems: Setting some system level standards. Psychiatric Rehabilitation Journal, 24:159-168.

Farkas M, Gagne C, Anthony WA. (1999). Recovery and rehabilitation: A paradigm for the new millennium. Boston, MA: Center for Psychiatric Rehabilitation.

Harding C, Anthony WA, Chamberlin J, Farkas M. (2001). The Recovery Vision: New paradigm, new questions, new answers. World Health Organization Collaborating Center for World Health Day. Boston, MA.

Xiong H, Xiong W, Lipeng F, Wang R. (1994). Comprehensive family treatment for schizophrenic patients: a prospective, randomized, single blind control trial of 63 patients. Chinese Mental Health Journal, 2:5-201.

Guía de Práctica Clínica sobre la Esquizofrenia y el Trastorno psicótico Incipiente. Ministerio de Sanidad y Política Social. (2009).

Disponible en:http://portal.guiasalud.es/web/guest/catalogo-gpc

Kuipers et al. (2009). National Collaborating Centre for Mental Health. Schizophrenia. Core interventions in the treatment and management of schizophrenia in primary and secondary care (update). Leicester (United Kingdom): National Institute for Health and Clinical Excellence: Guidance.

Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20704054

Toro Araneda R (2009). Biodanza. Tercera edición. Santiago de Chile, editorial índigo/cuarto propio.

Toro Araneda R. International Biocentric Foundation (IBF). www.biodanza.org.

Carbonell-Baeza A, Ruiz J.R, Aparicio V.A, Martins-Pereira C.M, Gatto-Cardia M.C, Martínez J.M et al. (2012). Multidisciplinary and biodanza intervention for the management of fibromyalgia. Acta Reumatol Port, 37:240-250.

Carbonell-Baeza A, Aparicio V.A, Martins-Pereira C.M, Gatto-Cardia M.C, Ortega F.B, Huertas F.J et al. (2010). Efficacy of Biodanza for Treating Women with Fibromyalgia. The Journal of Alternative and Complementary Medicine, 16(11):1191-1200.

López-Rodríguez M, Castro-Sánchez A, Fernández-Martínez M, Matarán-Peñarrocha G, Rodríguez-Ferrer E. (2012). Comparación entre biodanza en medio acuático y stretching en la mejora de la calidad de vida y dolor en los pacientes con fibromialgia. At Prim, 44(11):641-649.

Segura-Jiménez V., Gatto-Cardia C.M., Martins-Pereira C.M., Delgado-Fernandez M., Aparicio V.A., Carbonell-Baeza A. (2017). Biodanza Reduces Acute Pain Severity in Women with Fibromyalgia. Pain Management Nursing, 18 (5), 318-327. doi: 10.1016/j.pmn.2017.03.007. Epub 2017 Jun 9.

López-Rodríguez M.M., Baldrich-Rodríguez I., Ruiz-Muelle A., Cortés-Rodríguez A.E., Lopezosa-Estepa T. & Roman P. (2017). Effects of Biodanza on Stress, Depression, and Sleep Quality in University Students. The Journal of Alternative and Complementary Medicine, 23, 556-565. doi: 10.1089/acm.2016.0365. Epub 2017 Jun 7.

Mössler K, Chen X, Heldal TO, Gold C. (2011). Music therapy for people with schizophrenia and schizophrenia-like disorders. Cochrane Database of Systematic Reviews, Issue 12. Art. No.: CD004025. DOI: 10.1002/14651858.CD004025.pub3.

J. Alonso, L. Prieto y J. M. Antó. (1995). La versión española del SF-36 Health Survey (Cuestionario de Salud SF-36): un instrumento para la medida de los resultados clínicos. Med Clin (Barc), 104: 771-776

Mubarak AR, Barber JG. (2003). Emotional expressiveness and the quality of life of patients with schizophrenia. Social Psychiatry and Psychiatric Epidemiology, 7:380-384.

A. Tejero, E.M. Guimerá, J.M. Farré et al. (1986). “Uso clínico del HAD (Hospital Anxiety and Depression Scale) en población psiquiátrica: un estudio de su sensibilidad, fiabilidad y validez”. Rev Depto Psiquiatría Facultad de Med Barna, 13:233-238.

Atienza, L., Moreno, Balaguer, I. (2000). An analysis of the dimensionality of the Rosenberg self-esteem scale in a sample of Valencian adolescents. Universitas Tarraconensis, 22:34-45

Bobes J, González MP, Bousoño M. (1995). Calidad de vida en las esquizofrenias. J.R. Prous. Barcelona.

Sederer L, Dickey B. (1996). Outcomes assessment in clinical practice. Lippincott Williams and Wilkins. Baltimore.

Lehman AF. (1988). A Quality research of Life Interview for the chronically mentally ill. Evaluation and Program Planning, 11(1):51-62.

Muñoz M, Pérez, E, López A, Panadero S. (1999). Apuntes para la medida de la calidad de vida en la rehabilitación psicosocial de enfermos mentales crónicos. Boletín de la Asociación Madrileña de Rehabilitación Psicosocial, 10-11, 20-26.

Castañeda GM. (2009). La Biodanza como práctica corporal en relación con la promoción de la salud. Educación Física y Deporte, 28(2):81-90.

Abad Robles MT, Castillo Viera E, Orizia Pérez AC. (2014). Los efectos de un programa motor basado en la biodanza en relación con parámetros de inteligencia emocional en mujeres. Cuadernos de Psicología del Deporte, 14(1):13-22

López-Rodríguez M, Castro-Sánchez A, Fernández-Martínez M, Matarán-Peñarrocha G, Rodríguez-Ferrer E, Granados Gámez G, et al. (2013). Efectividad de la Biodanza® acuática sobre la calidad del sueño, la ansiedad y otros síntomas en pacientes con fibromialgia. Med Clin (Barc), 141:471-8.


Refbacks

  • No hay Refbacks actualmente.




 

ene

 

 

A MC Rosell. El que la conoció no pudo evitar enamorarse de ella.

El cuidado forma parte de la realidad y por tanto puede ser científicamente explicado: se puede aspirar a encontrar su qué y su porqué

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto donde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons