Enfermería Spica: el valor del trabajo en equipo en la gestión de casos.

Nicolás Bello Gorrín

Resumen


El Spica es un subproceso de integración y coordinación asistencial, que se constituye en el año 2000 a propuesta de la Unidad Docente de Medicina de Familia y Comunitaria “La Laguna –Tenerife Norte”; por acuerdo de las gerencias de Atención Primaria de Tenerife y del Hospital Universitario de Canaria.
Es único en su género dado que se integra en una Unidad Docente de Atención Familiar y Comunitaria generando importantes sinergias, tanto para la asistencia como para la docencia y la investigación.
El Spica trabaja en la transición asistencial AP-Hospital-AP sobre aquellos pacientes con mayor nivel de complejidad y por tanto con altas necesidad de cuidados, tratando de facilitar su regreso a domicilio en las mejores condiciones. Son por ello sus objetivos garantizar la continuidad de los cuidados y mejorar la reinserción social y familiar de los pacientes
El Spica al estar ligado a las Unidades Docentes de Enfermería y Medicina Familiar y Comunitaria ejerce a su vez una función de docencia e investigación bastante destacable.
Uno de los pilares del Spica, para el manejo de la complejidad es el trabajo en equipo multidisciplinar . El equipo Spica está formado por 2 enfermeras, 3 médicos, 1 administrativo y un coordinador. A su vez se integra funcionalmente con el servicio de trabajo social del HUC, constituido por 5 trabajadores sociales.
La enfermería Spica, perteneciendo a la Gerencia de Atención Primaria, desarrolla su labor en el ámbito hospitalario, actuando de enlace junto al resto del equipo Spica entre el Hospital y el Equipo de Atención Primaria .
El papel de Enfermería en el Equipo es fundamental, aportando el método y las capacidades enfermeras (Valoración por patrones funcionales y los diagnósticos NANDA, intervenciones capacitadoras…) en la valoración de los casos, en la intervención previa al alta y en el plan de cuidados del paciente en su regreso al domicilio. De esta manera también se garantiza que valoración integral del paciente incorpore las visiones y las fortalezas de la enfermería junto a la de los distintos componentes del equipo. Esto se logra mediante diversas puestas en común que van dirigidas a la obtención de una completa significación de las necesidades del paciente que lleva al establecimiento de unos objetivos compartidos y a un reparto de tareas en base a cada perfil competencial.
Todo esto se materializa en reuniones de discusión de casos en equipo, trabajo de despacho 2x2, generando la intervención durante el ingreso y al alta, la coordinación (interdisciplinar e intersectorial) y la integración (vertical y horizontal). Al final del proceso del alta, se diseña un plan de cuidados conjunto para el seguimiento posterior del paciente en su domicilio por el Equipo de Atención Primaria, en particular por su enfermero y médico (UAF).
Conclusiones:
El adecuado manejo de la complejidad requiere la suma de las competencias de diversos profesionales que debe materializarse a través del trabajo en equipo.
La valoración conjunta por un equipo multidisciplinar mejora la identificación de las necesidades de cuidados de los pacientes.
La coordinación inter-niveles asistenciales mejora la continuidad y seguimiento de los cuidados al alta hospitalaria, a través de un plan de cuidados individualizado .
El valor del trabajo en Equipo, compartiendo objetivos comunes para la resolución de los problemas identificados, hace que se garantice una mejor gestión del caso .


Refbacks

  • No hay Refbacks actualmente.




 

ene

 

 

A MC Rosell. El que la conoció no pudo evitar enamorarse de ella.

El cuidado forma parte de la realidad y por tanto puede ser científicamente explicado: se puede aspirar a encontrar su qué y su porqué

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto donde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons