Adelanto de nuestra entrevista a José Luis Gutiérrez Sequera.

Portada #ENEvol8n3. Fotografía: Antonio Brito Correa
Portada #ENEvol8n3. Fotografía: Antonio Brito Correa

Queda poco para que esté disponible la última entrega del volumen 8 de ENE. A continuación, te ofrecemos un breve adelanto (¿1/5?) de nuestra entrevista a José Luis Gutiérrez Sequera, Director Genrete del Área de Gestión Sanitaria Norte de Málaga, Servicio Andaluz de Salud.

[@enerevenfermera]: La fábula de los tres hermanos enfermeros: Ojo que no mira más allá no ayuda el pie… Ojo que no mira más acá tampoco fue… Ojo puesto en todo ya ni sabe lo que ve… En el trato directo, la enfermera es reconocida (por lo menos eso es lo que dicen las encuestas de satisfacción). Sin embargo, cuesta encontrar enfermeras en los puestos de macro-gestión (se pueden contar con los dedos de la mitad de una mano). ¿Es una cuestión de enfoque de nuestra profesión? Es decir, ¿no estamos porque nuestra profesión se basa fundamentalmente en lo micro?

[@Gutiseque]: Es cierto lo de las encuestas de satisfacción basadas en escalas cuanti, pero tengo tendencia a irme siempre a lo cuali. Escuchemos a esos mismos pacientes que nos dan un 9 a ver qué dicen. Qué tipo de enfermera están visualizando. Siempre hago referencia a cierta ponencia de una paciente a la que tuve oportunidad de asistir, y aprovecho para reivindicar lo enriquecedor de la presencia de pacientes en los congresos. Se trataba de una paciente de larga estancia en UCI que relataba su experiencia. Hablaba de la pericia técnica de los médicos, de lo avanzado de la tecnología empleada… y de la simpatía y cariño de las enfermeras. Es cierto que la simpatía y el cariño forman parte esencial del cuidado. Tampoco hay que dudar de que los médicos pueden ser tan simpáticos y cariñosos como las enfermeras. Pero una enfermera visible, con peso en el escenario clínico, debe hacer aflorar valores que van más allá de lo afectivo, y que están en el núcleo, en la esencia misma del cuidado. Debemos conseguir que el paciente considere que la enfermera ha jugado un papel clave en el proceso clínico; que sin los cuidados enfermeros, dispensados además con simpatía y cariño, el proceso no habría sido igual, el riesgo de complicaciones se habría multiplicado, la calidad y la estructuración de la arquitectura del devenir clínico se habría tambaleado,, etc. En definitiva, debemos conseguir que el paciente visualice a la enfermera en un papel protagonista en el escenario, alineado con el de otros profesionales. Y esto es importante para las enfermeras y para el sistema sanitario. Hay que dar valor a lo que tenemos, y tenemos muchas y buenas enfermeras. La enfermera no es un accesorio de cariño y simpatía, sino un agente de salud esencial para el éxito y el buen resultado de los procesos. Y eso es lo que hay que hacer visible en cada uno de los entornos asistenciales.

En este sentido, esa misma objetivación del valor del cuidado y su impacto esencial en el proceso asistencial ha de hacerse en el seno del equipo multidisciplinar. Yo creo que las enfermeras que de algún modo hemos accedido a puestos de cierta entidad directiva, no estamos aquí por anomalías del sistema, ni sólo porque tengamos un máster, ni sólo porque hayamos tenido la suerte de encontrar personas que no vieron el hecho de ser enfermera como debilidad para proponernos. Estamos aquí porque un día empezamos a poner en valor lo que hacíamos en el escenario micro, empezamos a hacernos visibles dentro del equipo multidisciplinar del que formábamos parte,  empezamos a no callar cuando hablaban otros, sino a hablar igual que otros, empezamos a participar activamente en las decisiones clínicas, a opinar sobre las decisiones organizativas al mismo nivel que el resto de profesionales, a aportar ideas innovadoras y no dejarlas en el cajón pensando que no las van a tener en cuenta porque somos enfermeras… en definitiva, a hacernos visibles como enfermera individual. Como consecuencia, y en paralelo, tu visibilidad asociada a tu condición profesional acaba derivando en visibilidad colectiva. Estoy convencido de que un hospital, o un centro de salud donde los cuidados son visibles no sólo lo es porque el gerente sea más o menos proclive a potenciarlos, que también. Allí donde los cuidados son visibles, con seguridad vamos a encontramos enfermeras con liderazgo clínico y organizativo dentro del equipo.

(continuará)

Muy pronto podrás acceder a la entrevista completa en nuestro próximo número, #ENEvol8n3. Agradecemos a José Luis su colaboración con nosotros y a los tuiteros que enviaron sus preguntas a través de #ENEGuti.

La enfermera logra perfeccionar el arte de Liu Bolin, el hombre invisible.

Eli Klein Fine Art/Barcroft USA

Liu Bolin es un artista, escultor y fotógrafo nacido en 1973 en Shandong, China. Es conocido, sobre todo, por sus fotografías donde se mimetiza, en el marco de situaciones urbanas, con el entorno retratado para hacerse invisible, como una forma de rebelión ante el sistema. Su formación en el arte se desarrolló en la Universidad de Shandong de las Artes y en el aula de escultura de la Academia Central de Bellas Artes de Pekín y ha realizado exposiciones por numerosos países, la última ha sido en el Eli Klein Bellas Artes en Nueva York, EEUU.(1)

El asunto es… ¿quién pinta la cara a las enfermeras? Puede que ese mimetismo no sea una buena forma de rebelión. Trabajemos desde abajo para cambiar lo de arriba y convencer a los de en medio. Enfermera, reclama tu espacio, visibilízate.

medios_gif

(1) Liu Bolin. (2013, 10 de noviembre). Wikipedia, La enciclopedia libre. Fecha de consulta: 11:48, noviembre 13, 2014 desde http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Liu_Bolin&oldid=70713720.

 

Nursing Speakers´ Corner: La Enfermería vista desde fuera.

17 de Diciembre de 2014, Próximo Nursing Speakers´ Corner.

Las Jornadas “La Enfermería vista desde fuera” se enmarcan en el contexto de un discurso disciplinar que se repite a lo largo de las décadas: la discordancia entre la percepción de los profesionales sobre su propio rol y la percepción del resto de la sociedad. La invisibilidad enfermera hace necesarias nuevas estrategias para mostrar aquello que es francamente tangible: la aportación del cuidado a la salud de las personas. El objetivo es dirigir la mirada del cuidado desde otras profesiones hacia la enfermería, generando un proceso de retroalimentación positivo para todos y considerando como una de las claves la elaboración de los discursos sociales en los que las enfermeras se encuentran inmersos.

Más información en: http://nursingspeakerscorner.jimdo.com/

 

Lo que no se ve, EXISTE. La Enfermera invisible.

#EnfermeriaVisibleLo que no se ve, Existe. Carta de una Enfermera Cualquiera.

 

Estimado compañero:
Con motivo de la rueda de prensa ofrecida el día 22 de Octubre de 2014, en la que el único compareciente fue el “equipo médico” que ha atendido a Teresa Romero, un grupo de profesionales de la salud conscientes de que en la foto aparecida acompañando el texto faltaban el resto de actores de la noticia, queremos mostrar nuestro desacuerdo con el modo en el que los medios informativos han transmitido la noticia de la curación de Teresa, obviando el trabajo realizado por el resto de profesionales sanitarios (el denominado equipo sanitario) que, en realidad, han copado más del 90% de las actuaciones y entradas a la habitación de aislamiento de nuestra compañera. Este equipo no esta solo formado por médicos sino que en él se engloban enfermer@s, TCAE, celadores, limpiadoras y resto de profesionales sanitarios que han participado en el cuidado y seguirán participando en el cuidado de los, esperemos que esto no pase, contagiados por el virus EVE en España.
Por esto, queremos darle el máximo de difusión al texto adjunto. Puedes enviarlo a donde consideres oportuno (medios de comunicación, sindicatos, colegios profesionales, instituciones,etc…) también puedes publicarlo en tu muro de FB o en Twitter con la etiqueta #EnfermeríaVisible.
Rogamos el máximo de difusión. Muchas gracias por tu colaboración.